El Trapiche: cierre de un ícono de Palermo

Un ícono de Palermo, también cierra sus puertas.

El histórico bar – bodegón – restaurante “El Trapiche”, ubicado en la esquina de Humboldt y Paraguay, es una nueva víctima de la paralización del sector como consecuencia de las limitaciones impuestas por las autoridades para combatir la propagación del , cada vez más amenazante, coronavirus que desde mediados de marzo pasado, han llevado al sector gastronómico a un estado de paralización, casi total.

En plena pandemia, y con la vigencia de las medidas de aislamiento social dispuestas para frenar el avance del Covid-19, son varios los sectores que se ven obligados a tomar decisiones drásticas. Este martes, con un extenso y emotivo mensaje, los dueños de El Trapiche se despidieron de sus clientes. “Señoras y señores, desde una cuenta familiar, les compartimos que hemos concluido un ciclo de más de 30 años”, escribieron en su cuenta de Instagram.

“Los vínculos que se han generado en esta historia componen a la gran familia que somos. Lo hemos concluido junto a los trabajadores que han representado al Trapiche hasta el último día. Ellos han sido muy comprensivos, nos han acompañado y los acompañaremos. Extrañaremos dichos vínculos eternamente, nos conocimos a los abrazos, nos hemos querido, admirado (por lo que cada uno hacía por su familia), nos hemos tenido mucho cariño y no los vamos a olvidar nunca”, continúa el escrito.

“Les estaremos eternamente agradecidos a nuestros empleados, ellos han sido El Trapiche”, sigue el emotivo texto. Luego da cuenta de que, en tiempos de pandemia y aislamiento social, la despedida no fue de la manera que hubieran elegido: “Por suerte, gracias a una serie de protocolos que nos juntaron de a pequeños grupos, hemos podido despedirnos a los codazos y hasta lágrimas”.

Por último, el texto hace referencia a los miles de clientes que pasaron por el local durante los últimos 30 años: “Extendemos el agradecimiento a nuestros clientes, con los que todos hemos tenido relaciones muy lindas. ¡Gracias por invitarnos a sus fiestas! Nos despedimos, El Trapiche es más que un bodegón y una esquina, es todo aquello que hemos vivido juntos, todo lo compartido, todo lo comido, y todo lo soñado. Gracias, gente, por el eterno amor que hemos construido en estos 30 años”