El comercio porteño en caída libre

Los comercios porteños facturan entre el 25 y el 30% de lo que vendían antes de la pandemia y según estimaciones de la Federación de Comercio e Industria casi 25 mil pymes cerraron sus puertas definitivamente desde que se declaró el aislamiento social.

En el gobierno porteño estiman que de las 140 mil pequeñas y medianas empresas del distrito, 120 mil fueron habilitadas para volver al trabajo. Por el momento permanecen cerradas aquellas que están en grandes centros comerciales como la Avenida Cabildo, Santa Fe, las de Once y aquellas que están situadas dentro de los 17 shoppings porteños. Los comercios que brindan servicios personales como peluquerías, manicuras y los gimnasios tampoco abrieron sus puertas.

Los shoppings prevén el cierre del 20% de sus locales y aseguran estar en una “situación terminal”

Hay una divergencia en los datos: mientras que en Ciudad sostienen que hay 20 mil locales que aún no están habilitados, en Fecoba tienen un número similar de comercios que no volverán a abrir sus puertas.

“Hoy los comercios que están abiertos, sacando farmacias y supermercados, están facturando un 25 o 30% de lo que facturaban antes de que comenzara la pandemia”, le dijo a LPO Fabián Castillo, titular de Fecoba. “Representamos el 90% de la actividad económica del país”, asegura.

Uno de los sectores más afectados es el de la gastronomía, que únicamente puede vender comida con el método “take away”. En los últimos días circularon imágenes de locales que adelantaron que no volverán a abrir sus puertas, mientras que otros dejaron de pagar los sueldos de sus empleados. 

Desde la cámara mantuvieron conversaciones con funcionarios nacionales y de la Ciudad para avanzar con los protocolos que permitan habilitar todos los comercios porteños. Castillo asegura que entre el 80 y el 85% de los locales son atendidos por personas que viven en las zonas de adyacencias y eso posibilitó que pudieran abrir sus puertas.

“Muchos peluqueros están yendo a domicilio a cortar el pelo y esa es la peor de las situaciones. Por eso presentamos protocolos de salud e higiene consensuados con el comité de expertos que trabajan con Nación y Ciudad”, explica.

En el Ministerio de Desarrollo Económico porteño que conduce José Luis Giusti mantienen reuniones periódicas con los distintos sectores de la economía capitalina para consensuar protocolos y evaluar cuáles serán los próximos locales habilitados, pero esa decisión dependerá en última instancia de los acuerdos con Nación.

El comerciante aseguró que el sector venía de “tres años de una recesión fuertísima” y por eso muchos no tuvieron espalda para hacer frente a la caída de ingresos que se produjo con la cuarentena. “Pedimos moratorias a AFIP y AGIP, para poder tener un acceso al crédito. Hay muchos que están atrasados con los pagos y si tenéis deuda impositivas no calificás para los bancos”, comentó a LPO