Medidas de apoyo al comercio porteño

La nueva extensión de la cuarentena hasta mediados de Julio, obligó al gobierno porteño, a considerar la adopción de medidas económicas e impositivas que permitan a los comerciantes que deban volver a cerrar las puertas de sus negocios esperar la vuelta a sus actividades habituales.

En primer lugar, se condonará el pago de ABL durante los próximos dos meses para los comercios no esenciales, período en el cual tampoco se cobrará el impuesto al uso de espacio público para aquellos bares y locales gastronómicos que cuentan con sillas y mesas en la vereda.

El proyecto de ley que elevado a la Legislatura porteña también prevé prorrogar la suspensión de los embargos hasta el 31 de agosto y una línea de créditos por hasta $500.000 por local.

Los mismos tendrán un período de gracia de seis meses y se devolverán en 18 cuotas a una tasa fija del 12% (TNA) que contiene un subsidio de doce puntos porcentuales.

Desde la Ciudad destacaron el “enorme esfuerzo” que beneficiará a 110 mil comercios y tendrá un costo de $600 millones, “en un contexto de caída de recaudación”.

Sin embargo, desde la oposición criticaron el plan de ayuda al que catalogaron “a todas luces insuficiente”. “La condonación de ABL alcanza sólo junio y julio, cuando las actividades están paralizadas desde marzo. Los $600 millones representan apenas el 0,12% del presupuesto para 2020”, señaló el legislador Manuel Socías.

“La exención de ABL debería extenderse como mínimo hasta fin de año, y no solo por tres meses. También tiene que incluirse el impuesto a los Ingresos Brutos. Canchas de fútbol, paddle y centros culturales, entre otros, tienen que afrontar gastos fijos muy grandes sin posibilidad de recaudar”, agregó.

Proyecto nacional

En esa línea, los diputados nacionales de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto al Congreso para aliviar la situación de los inquilinos de locales comerciales que se encuentran impedidos de desarrollar sus actividades.

La normativa prevé que se pueda rescindir el contrato o bien suspender el pago del alquiler durante el tiempo que dure la cuarentena. En cuanto al propietario, el proyecto propone que se pueda deducir del impuesto a las ganancias hasta el 100% del valor locativo del inmueble no ingresado en el ejercicio fiscal del corriente año