Se vienen las grúas

La Legislatura porteña aprobó esta tarde por 37 votos afirmativos, 22 negativos y una abstención, el proyecto para modificar el actual sistema de estacionamiento tarifado en la Ciudad, a partir de la eliminación de parquímetros y máquinas expendedoras de tickets y su reemplazo por un cobro mediante aplicaciones como WhatsApp; así como cambios en el servicio de grúas, para que cubran todos los barrios.

La propuesta pertenece al Ejecutivo de la Ciudad y es parte del temario de la sesión en la que también se aprobó en primera lectura el proyecto de San Lorenzo que impulsa la rezonificación del predio de Avenida La Plata, en el barrio de Boedo.

 La sesión tendrá una participación de diputados mixta, presencial y virtual, por la pandemia del coronavirus.

La propuesta establece la separación de dos servicios que funcionan de manera conjunta en la actualidad: el sistema de estacionamiento medidocon los parquímetros y las ticketeadoras, y el de las grúas que está controlado por las empresas Dakota y BRD con contratos que están vencidos desde hace 20 años.

Para el primer caso, propone que el sistema de cobro por el estacionamiento medido pase a manos del Estado que, a su vez, deberá reemplazar los parquímetros y las ticketeadoras por un mecanismo de pago basado en el uso de plataformas.

En ese sentido, plantea como opción el chat del Gobierno porteño a través de WhatsApp, mediante el cual se podrá cargar la patente del vehículo para generar el abono del estacionamiento; no obstante incorpora el uso de otras alternativas de pago digital a futuro.

Además, contempla que los vecinos residentes queden exceptuados del pago de la tarifa por estacionar en un rango de hasta 300 metros de distancia de su domicilio y fija un cobro especial que se activará en determinadas zonas y días que estén afectados a eventos de concurrencia masiva, como espectáculos deportivos y musicales.

Respecto del esquema de grúas, el proyecto un llamado a licitación por diez años del servicio, al tiempo que lleva de dos a tres las zonas de concesión para la Ciudad.

Indica que estarán a cargo de tres operadoras y deberán contar con dos playas de estacionamiento para alojar a los autos multados.

Para la próxima etapa “se priorizarán los acarreos que afecten directamente la convivencia de los vecinos: el estacionamiento indebido en entradas de garajes, rampas, paradas de colectivos, o áreas peatonales es una falta que, no solo entorpece el tránsito, sino que imposibilita que el transporte público se acerque a la parada o que una persona con movilidad reducida pueda cruzar la calle de manera segura”, señalaron desde el Ejecutivo.