El costo de la distribución de vacunas

Andreani cobrará más de 430 millones para repartir las vacunas que el Gobierno le compró a Rusia, a pesar de que el mes pasado anunció que donaría el servicio. Al correo privado le adjudicaron de manera directa servicios por casi diez veces más que al estatal Correo Argentino.

La empresa de Oscar Andreani se quedó con la mayoría de los servicios licitados por el Ministerio de Salud para la distribución y almacenamiento de la vacuna rusa y cobrará 437.559.365 pesos, de acuerdo a la información oficial. En tanto, el Correo Argentino fue el segundo adjuticatario por 50.350.300 pesos. 

Como reveló LPO, en diciembre Andreani anunció que “donaba” el servicio de almacenamiento y distribución a las provincias de las primeras 300 mil dosis que llegaron desde Rusia. Sin embargo, además de una fenomenal operación de marketing, el correo le cobró a algunas provincias por el reparto interno.

Andreani se queda con el reparto de vacunas al interior y dice que “donó” el servicio 

El medio especializado Código Médico reveló además que detrás de la “donación” Andreani recibió como contrapartida información privilegiada respecto a las características técnicas necesarias para prestar el servicio y acaparar las futuras contrataciones. Esta licitación parece ir en esa línea.

Andreani tiene ventaja sobre sus competidores por su trabajo previo con el Ministerio de Salud en la distribución anual de las vacunas contra la gripe por lo que de antemano reunía las condiciones técnicas. Por esa razón, la cartera sanitaria excluyó de la licitación al tercer competidor, OCA.

El fin de semana, durante el arribo de las segundas dosis, la presidenta del Correo Argentino, Vanesa Piesciorovski había dicho que Andreani seguiría ” armando las conservadoras, porque tienen más experiencia” en el tema y la empresa estatal “distribuirá” las vacunas. “Somos el correo de bandera y a los argentinos les llegará la vacuna de parte de Correo Argentino”, dijo.

Efectivamente el correo estatal podría tener mayor injerencia en el reparto interno en las provincias, un servicio que se cobra aparte. Una vez que las vacunas ingresan a los depósitos provinciales de almacenamiento, los gobernadores son los encargados de contratar al encargado de repartirlos a las ciudades.

En la licitación nacional uno de los puntos contemplaba la distribución y seguro de las vacunas que tenían como destino a la provincia de Buenos Aires, pero finalmente se dejó sin efecto.

Una fuente al tanto de las negociaciones reveló a LPO que el costo total del transporte por dosis ronda los seis dólares, tomando la cotización oficial. Si se toma como base las veinte millones de dosis que Alberto Fernández prometió que se repartirán de acá a fines de marzo, se trata de un negocio que podría llegar a los 120 millones de dólares