Día del Reciclaje y la botella de amor

El día del Reciclaje se originó en EEUU, desde donde se expandió hacia otros países, hasta que finalmente en 1994, la UNESCO declaró al 17 de mayo como el Día Internacional del Reciclaje. Años más tarde, la Legislatura Porteña estableció la semana del 10 al 17 de mayo como la «Semana del Reciclaje» en la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de promover la importancia de la separación de los residuos en origen, la reutilización y el reciclado como formas de cuidar el ambiente.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires viven más de 3 millones de personas y se estima que se generan aproximadamente 8.000 toneladas de residuos por día, lo que equivale a 1.460 elefantes de basura diarios. Sin embargo, casi el 35% de la basura que se genera es material reciclable y alrededor del 45% son residuos alimenticios.

A partir del año 2016, desde el Programa Ministerio Sustentable se realizaron diferentes acciones vinculadas a la gestión integral de residuos en los edificios administrativos del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad, a través de la recuperación de material reciclable y de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, los cuales son enviados a centros verdes para su posterior clasificación, tratamiento y reciclado.

En los últimos años, desde el Ministerio Saludable colaboraron en los procesos de mudanza sustentable de varios de los principales edificios del Ministerio (Paseo Colón 255, Santa Fe 4362 y Barrio 31), a través de campañas de despapelización junto a la Dirección de Reciclado. Esta iniciativa incluye la articulación con cooperativas de recuperadores urbanos, las cuales son el eslabón principal para promover el reciclado y la inclusión social de trabajadores y trabajadoras. A partir de estas acciones y el diseño y planificación de los diferentes planes de gestión integral de residuos, logramos recuperar más de 90 toneladas de material reciclable.

Por otro lado, con el objetivo de sensibilizar sobre la importancia de la separación en origen, se llevaron adelante capacitaciones para empleados y empleadas del Ministerio para, de esta manera, aumentar el índice de recuperación del material reciclable y mejorar la calidad del mismo.

El concepto de economía circular marca que es posible generar de estos desperdicios nuevas materias primas para reducir nuestro impacto. Cada vez son más los ciudadanos y las ciudadanas de la Ciudad que llevan adelante la separación en origen en sus hogares para fomentar el reciclado de materiales.

El Gobierno de la Ciudad comenzó la recolección de “botellas de amor” en distintos Puntos Verdes, para incentivar la separación de los materiales reciclables. Las botellas de amor son envases donde se introducen plásticos limpios y secos de un solo uso como embalajes de alimentos, bolsas y productos descartables.

“Seguimos ampliando los materiales que se reciben en los Puntos Verdes para generar conciencia sobre lo que pensamos que es basura, pero que en realidad es materia prima. Armando botellas de amor los vecinos son protagonistas del proceso circular de los residuos”, expresó Clara Muzzio, ministra de Espacio Público e Higiene Urbana.

El objetivo principal de esta iniciativa entre el ministerio y Fundación Regenerar es recuperar y reciclar todos esos plásticos que se consumen, y darles un tratamiento para transformarlos en madera plástica, que se utiliza para la construcción de bancos, mesas, composteras, juegos infantiles y cestos, entre otros productos.

Para armar una botella de amor se puede usar cualquier envase plástico e introducir envoltorios de galletitas, pan, alfajores; paquetes de papel higiénico; blíster de remedios; sachets de leche; papel film; repuestos de productos de limpieza; etiquetas de botellas; bolsas de plástico; tapas plásticas, vasos, cubiertos y platos descartables; paquetes de fideos, arroz, legumbres; entre otros.

Para lograr una mayor compresión los materiales se pueden cortar y así llenar lo máximo posible cada botella con esos plásticos que no se pueden reutilizar pero que sí se pueden recuperar.

Asimismo, se recomienda no introducir papel, cartón, globos, metal, arena, vinilos, telgopor, guantes de látex, radiografías, esponjas, aluminio, paquete de yerba, tierra, tetra pack y telas.

Las botellas de amor se entregan en los Puntos Verdes con atención y se puede buscar el más cercano al domicilio en www.ciudadverde.gob.ar. Además, se sumaron a la recolección 4 sucursales del supermercado Carrefour que están ubicados en Warnes 2707 (La Paternal), José P. Varela 4750 (Villa Devoto), Av. Franklin Roosevelt 5749 (Villa Urquiza) y J. Salguero 3212 (Palermo).

Estas acciones están dentro del plan de reciclaje “BA Recicla”, que tiene como principal objetivo fortalecer la gestión social del sistema de reciclado, con mayor separación en origen y mejor disposición en el espacio público. Para lograrlo, se busca optimizar el ordenamiento de la infraestructura de captación colocando un contenedor verde o campana a 150 metros de cada hogar y con el trabajo de los recuperadores urbanos en las zonas de mayor generación de reciclables. La meta es lograr que el 80% de vecinos y vecinas separen los reciclables en sus hogares para así duplicar la disposición de los materiales.