Retoman obras en la Ciudad contra inundaciones

El gobierno porteño comenzó la segunda etapa de la obra del Arroyo Cildáñez para blindar de inundaciones a los barrios de Villa Soldati y el Bajo Flores. En la Ciudad abrirán dos licitaciones en junio y esperan alcanzar 30 mil metros de obras hidráulicas para 2023. Además avanzan con obras para el norte porteño.

El canal Pergamino fue terminado el año pasado y está en proceso el aliviador Martí. Consiste en la instalación de un caño de plástico reforzado de 3 metros de diámetro y un kilómetro de largo que pasará por debajo de la calle Santiago de Compostela y conectará la Avenida Asturias (Arroyo Cildáñez) con Mariano Acosta (cerca de la terminal Dellepiane).

Se trata de una de las zonas más bajas del territorio capitalino que puede inundarse si cae gran cantidad de agua en poco tiempo.

Descripción: https://www.lapoliticaonline.com.ar/files/image/71/71713/60a580927b61c_938_479!.png?s=8e69c66feb7a3f70907ccd9dd1494d11&d=1621459092

El 21 de junio se abrirá una licitación para construir 8 kilómetros de túneles en lo que será la ampliación de la red pluvial secundaria 1 y 2 por $1500 millones de pesos cada una. Las obras comenzarán en septiembre y esperan terminarlas para 2023 y están a cargo del secretario de Transporte y Obras Públicas, Juan José Méndez.

Son cuatro los principales arroyos que atraviesan la Ciudad, el Medrano, el Maldonado, el Vega y el Clidáñez. Además existen canales secundarios que desembocan en esos arroyos.

El canal secundario Pergamino fue terminado el año pasado y aún restan otros tres que desembocan en el Cildáñez: el Martí, que está en proceso y los que pasan por debajo de la avenida Castañares y la avenida Cruz. El último servirá para completar la infraestructura del Barrio Papa Francisco.

También están avanzadas las obras del Arroyo Medrano. El proyecto servirá para mejorar la capacidad de escurrimiento del conducto principal del Medrano de 3,8 kilómetros de longitud. Está comprendido entre la General Paz y Cabildo. El arroyo entubado posee una hilera de columnas centrales. Estas estructuras producen una interferencia en el flujo y, en consecuencia, una disminución en la capacidad de conducción de agua.

Para tener una mejor circulación instalarán tabiques de hormigón entre columnas y eso generará celdas individuales. Entre la Avenida General Paz y la calle Holmberg, el arroyo contará con 2 celdas con un tabique central. Entre la calle Holmberg y la Av. Cabildo, con 3 celdas y dos tabiques centrales.

El agua de lluvia que cae en la calle es captada por una red fina y luego desemboca en los conductos principales que ya están entubados.

Ese tipo de obras denominadas “grises” se complementan con otras llamadas “verdes” y “azules”. Sirven para retomar el agua antes de que entren a la red pluvial principal y disminuyen el riesgo de inundaciones, o riesgo hídrico, porque retrasan el tiempo que tarda el agua en entrar a los conductos principales.

Para retardar la circulación de agua también es necesario repavimentar calles y aumentar las áreas verdes, eso reduciría las superficies impermeables.

Hay varios reservorios y el del Cildáñez está sobre el Parque Indoamericano. Adentro del Parque Sarmiento hay otro reservorio corresponde al Arroyo Medrano. Sin embargo para eliminar el riesgo hídrico de esa zona está en proceso un gran emisario bajo el Barrio Mitre que lo protegería de futuras inundaciones.

En 2019 finalizaron las obras del Segundo Emisario del Arroyo Vega, que tienen 8,4 kilómetros y permiten duplicar la capacidad de drenaje de los barrios de la Ciudad