Microcentro, proyecto de nuevo barrio

Avanza un proyecto para convertir al microcentro en un barrio residencialUna iniciativa del Frente de Todos propone dar créditos para transformar algunas oficinas en viviendas y agregar 3000 unidades al mercado de alquileres.

Avanzan las negociaciones entre el oficialismo y la oposición para transformar al microcentro porteño en un barrio residencial de uso mixto con 3 mil “nuevas” viviendas. La pandemia y los cambios de hábito laborales dejaron casi 300 mil metros cuadrados vacíos en una de las zonas más cotizadas de la Argentina.

La crisis económica que llegó con la pandemia tiene uno de sus picos en el microcentro, un área casi completamente dedicada a los edificios de oficinas. Ya en los últimos años las empresas habían comenzado beneficiar a sus empleados con días de teletrabajo y a utilizar menos metros cuadrados.

El coronavirus hizo que esas jornadas pasaran de una o dos a todos los días de la semana y el microcentro se despobló, dejando además cientos de locales vacíos.

El precio de las propiedades cayó 17,4% en la Ciudad

“En el contexto de la pandemia todos los centros urbanos se vaciaron un poco. Si uno se corre un poco de la situación actual Madrid es un buen ejemplo de una ciudad que se transformó con el turismo. Es un modelo mixto respecto de 50 años atrás. Hoy vas un sábado o domingo y ves mucha gente haciendo turismo, paseando o en shoppings haciendo compras”, explicó a LPO Leonardo Rodríguez Nader, Ceo de CMNV Comunidad de Inversión y miembro de la Asociación de empresarios de la vivienda.

El legislador porteño Manuel Socías elaboró un proyecto para transformar a las oficinas que están vacantes en viviendas y apunta a un público de clase media. Si la iniciativa avanza los propietarios tendrán la posibilidad de obtener créditos a tasa subsidiada que les permitan reconvertir las propiedades.

“El microcentro es una atracción para el turismo y no podés permitir que se degrade, además restituirlo sería algo muy costoso”, dijo el legislador del Frente de Todos a LPO. El proyecto apunta a los sectores medios que en la zona céntrica encontrarían una protección que no existe en otras partes de la Ciudad.

A cambio de los créditos subsidiados y la exención de ABL, Ingresos Brutos y el impuesto al sello, los propietarios que renueven los inmuebles deberán alquilarlos a un precio equivalente al 80% del precio del mercado para propiedades similares. “Resignarían precio, pero lo compensarían con las exenciones”, señaló Socías.

La iniciativa requeriría un inversión de mil millones de pesos, una cifra que no parece prohibitiva para las arcas porteñas. La conformación de un fideicomiso permitirá subsidiar la tasa de los créditos necesarios para la reconversión de los edificios y a su vez servirá como garantía ante la morosidad de inquilinos. También se utilizará para entregar créditos subsidiados para reconvertir locales en comercios de cercanía.

Los propietarios que acepten participar deberán permanecer al menos seis años en el programa aunque tendrán la posibilidad de salir anticipadamente, previo pago de un retroactivo que contemple el crédito y las eximiciones de impuestos.

“Es posible que en poco tiempo tengamos un microcentro con una oferta combinada con oficinas que se reconviertan a hoteles y locales que ofrezcan otros servicios”, adelanta Rodríguez Nader.

Socías estima que cerca de 100 mil metros cuadrados podrían transformarse en viviendas, algo cercano a las 3 mil unidades.

“El costo fiscal va a estar en la medida del éxito del programa, pero es dinero que se recupera con el aumento de la actividad económica del centro. Tenemos que construir incentivos positivos para que los propietarios se queden”, dijo el legislador del FDT