La energía que va y viene

Argentina se convirtió en exportador de energía al corazón industrial de San Pablo

Las exportaciones de gas y electricidad a Brasil superaron los 1300 millones de dólares, el mayor volumen

El crecimiento exponencial de la producción de gas en Vaca Muerta no sólo permitió a la Argentina desacoplarse de la disparada de los precios del gas que golpea especialmente a Europa, sino también convertirse en un proveedor clave de energía del corazón industrial de San Pablo. Un rol impensado apenas un puñado de años atrás.

La producción argentina de energía creció un 9,9% interanual durante el tercer trimestre del año y las exportaciones a Brasil batieron todos los récord de la última década alcanzando los 1300 millones de dólares en lo que va del año, tanto en concepto de energía eléctrica como de gas.

Resulta notable que en la actualidad Argentina abastezca al corazón industrial de Sao Paulo. Sucede que la principal economía de Sudamérica enfrenta a una larga sequía que afecto notablemente la producción hidroeléctrica, con consecuentes problemas de desabastecimiento. Es por eso que Argentina pasó del octavo al tercer lugar entre los mayores proveedores de energía al gigante brasileño.

Ahora, para aprovechar al máximo el potencial de Vaca Muerta y expandir las exportaciones de energía a Brasil -un mercado prácticamente ilimitado-, es indispensable que Argentina amplíe la red de gasoductos que transportan el gas del yacimiento neuquino, dado que la capacidad de transporte está a su máxima capacidad.

En ese sentido, el ministro de Minas y Energía de Brasil, Bento Alburquerque, afirmó que para su país es una “prioridad absoluta” el proyecto de construcción de un gasoducto que pueda proveer energía desde Vaca Muerta. 

Lo hizo durante una reunión mantenida con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz y el embajador Daniel Scioli en Brasilia. 

“Acceder al gas natural de Vaca Muerta es prioridad absoluta para Brasil”, dijo Alburquerque al finalizar el encuentro. Scioli informó que en la reunión se trataron los detalles “de la obra geopolítica estratégica más grande a ser realizad por los dos países: un gasoducto que generará un gran avance en las exportaciones energéticas hacia Brasil”

Sin financiamiento internacional, Alberto gira del Tesoro los fondos para empezar el gasoducto de Vaca Muerta

Es por esto que Brasil proyecta la construcción de un gasoducto de 570 kilómetros entre Uruguaiana y Porto Alegre que implica una inversión privada de aproximada de 600 millones de dólares. 

“Con este tramo, y las dos etapas iniciales del gasoducto Nestor Kirchner podrían exportarse a Brasil hasta un máximo 15 millones de metros cúbicos de gas por día”, explicó a LPO una asesor de la Cancillería argentina que sigue de cerca el tema.

“Punto a destacar es que además, también se podrían aumentar las exportaciones de electricidad de activar la conversora Garabi que conecta Corrientes con Río Grande do Sul con una potencia de 2.000 MW diarios”, agregó la fuente.

Por otra parte, desde Bolivia, se difundió la noticia por la cual el país del altiplano se ofrece para terminar la línea de alta tensión “Juana Azurduy de Padilla” que es la primera que une el Sistema Argentino de Interconexión con Bolivia. El tendido eléctrico conecta la subestación termo eléctrica de Yaguacuá  a la central térmica de Tartagal.

“Será la primera interconexión eléctrica del Sistema Argentino de Interconexión con Bolivia y marcará un hito fundamental en la integración energética de ambos países” destacó Flavia Royón, secretaria de Energía y Minería de Salta.

La distancia entre las centrales es de 116 km, de los cuales 46 km corresponden al territorio boliviano, donde la obra ya está concluida, en tanto la construcción de la línea que cruza 70 km en territorio argentino muestra un avance del 86%.

Es por eso, y con la expectativa de exportar 120 megavatios de energía a la Argentina, la Empresa Nacional de Electricidad del país vecino asumió la construcción de este tramo. “Es que solamente falta el tendido de la línea en un pequeño tramo en territorio argentino”, afirmó un ejecutivo de ENDE.

Bolivia tiene en sus planes exportar energía eléctrica a Brasil, Chile, Paraguay y Perú, además de consolidar la venta a la Argentina, según  consigna el último informe elaborado por el Ministerio de Hidrocarburos y Energías de país andino.

Como atenuante, desde el ENDE anticiparon que para las tareas iniciales se contrataran alrededor de 50 personas de Tartagal asi como se adjudicaran parte de los trabajos a empresas locales bajo supervisión del personal técnico boliviano.

Si bien la conexión con Bolivia tiene como finalidad que la Argentina importe, resulta notable que las exportaciones de energía de Argentina a Brasil batieron el récord de la última década, superando los 1.300 millones de dólares.

“Lo que le vamos a comprar a Bolivia también es gas, es energía eléctrica generada en centrales térmicas” explica Paulo Farina ex subsecretario de energía eléctrica de la nación. Cabe destacar que Argentina pasó del octavo al tercer lugar entre los mayores proveedores de energía a Brasil. En la actualidad el país abastece al corazón industrial de San Pablo.